Poner bebé al pechoEs habitual que, desde el primer momento en que la mamá comienza a darle el pecho a su recién nacido, tienda a colocarlo o ponerlo prácticamente de forma instintiva o intuitiva, y es que no debemos olvidarnos que nos encontramos ante una acción que ha pasado de generación en generación desde nuestros antepasados más lejanos.

No obstante, aunque de forma intuitiva muchas mamás descubran la forma correcta de poner el bebé al pecho, no debemos en absoluto menospreciarlo, ya que se convierte en uno de los elementos básicos importantes para que la lactancia materna sea un éxito.

¿Cómo poner el bebé al pecho?

El cuerpo del bebé debe estar en contacto con el de su madre. Además, se aconseja que la cabeza del bebé se posicione de tal manera que mire de frente al pecho, con la nariz a la altura del pezón.

En la mayoría de las ocasiones no es necesario enseñar a mamar al recién nacido, ya que éste está provisto de reflejos que le ayudan a mamar eficazmente: por ejemplo, cuando se roza el pezón cerca de los labios se activa el reflejo de búsqueda, que hace que se dirija automáticamente hacia el punto de contacto.

Una vez la mamá se encuentre en esta posición con su recién nacido, es fundamental acercar todo el cuerpo del niño al pecho (y no al revés), rozando el labio superior con el pezón, y darle tiempo hasta que abra bien la boca y lo busque. Luego, es recomendable sujetar por debajo el pecho con la mano que la mamá tenga libre, orientándolo de forma que el pezón apunte hacia la parte superior de su boca, evitando así el choque con la lengua al entrar.

Te dejamos con un vídeo orientativo:

Imagen | janetmck

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario