El papel del padre en la lactancia materna es también muy importante, ya que ayudará a la madre en los quehaceres diarios y también la apoyará en los primeros días de lactancia.

Es cierto que siempre que hablamos tanto del embarazo como de la propia lactancia materna en sí misma, en la mayoría de las ocasiones sólo nos referimos a la futura mamá y al desarrollo del bebé, pero ¿y el papá? ¿qué ocurre con el padre?.

A pesar de que en la mayoría de las publicaciones especializadas lo habitual es no acordarnos del papá, no hay duda que no solo cuenta con un papel importantísimo a la hora de ayudar a la futura mamá durante la gestación: también en la lactancia materna.

El padre en la lactancia materna

El papel del padre durante la lactancia materna

¿Por qué¿ Muy sencillo: durante el periodo de lactancia materna, sobretodo en los primeros días y semanas, es probable que la madre no pueda llevar a cabo por sí misma los diferentes quehaceres de la casa, dado que además de estarse recuperando del parto las necesidades del recién nacido son prioritarias.

El papel del padre es importante ya que ayudará no solo en los quehaceres propios de la casa, sino también en las diferentes tareas relacionadas con el recién nacido.

Sobretodo en las mamás primerizas, es común que se sientan más cansadas y que sientan cierta carga al tener que amamantar al bebé cada tanto. En estos casos, la presencia del papá, su contacto físico y su cariño ayudarán en la estimulación del vínculo afectivo entre la madre, el recién nacido y el propio papá.

Por tanto, el éxito de la lactancia materna a lo largo de este importante periodo dependerá no solo de la actitud –y paciencia- de la mamá, sino también del padre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Artículos relacionados

Hacer un comentario