reflujoDesde el momento en que el recién nacido es alimentado por su madre a través del pecho o biberón puede ocurrir un momento en los que el bebé vomite o regurgite la leche y lo encuentres inapetente.

Durante la ingesta de leche el estómago del bebé no se cierra debidamente y deja pasar parte de la leche ingerida por el esófago y provoca que el bebé vomite, eructe expulsando leche y lo peor de todo que llore por los gases que tiene en la barriguita.

Cuando notes que tu bebé no come debidamente, se muestra poco receptivo tanto al pecho como al biberón y llore puede ser que tenga reflujo y es el momento de llevarlo al pediatra para que lo examine.

La mamá puede observar previamente las actitudes del bebé en la hora del alimento pero el que realizará el diagnóstico exacto será el médico encargado de mandarle y aconsejarle como seguir adelante con ese pequeño problema.

Síntomas del reflujo

El reflujo aparece cuando el esfínter que es el encargado de cerrarse cuando la leche pasa a través del esófago no cumple su función y deja que pase la leche en forma de vómitos o regurgitaciones.

Durante ese momento la leche que el bebé traga vuelve por el esófago y sube provocando acidez, vómitos, malestar y lloros en el bebé.

Lo más que preocupa es que durante ese tiempo el bebé se muestre inapetente y pierda peso porque la cantidad de leche que consume no es suficiente debido al reflujo.

En la mayoría de los casos el reflujo es consecuencia de la inmadurez del sistema digestivo que no cumple su función correctamente.

Normalmente cuando el bebé empieza a recibir sólidos y a sentarse más erguido en la silla las regurgitaciones suelen desaparecer, en cualquier caso el problema es mayor y se considera patológico.

Para evitar en la medida de lo posible que el bebé presente este problema el médico le indicará como darle de comer, como acostarlo y como ayudar para disminuir dicho problema.

Es conveniente mantener al bebé en posición vertical cada vez que se le da la leche, hacerle eructar más tiempo y no moverle demasiado para no provocarle algún síntoma.

Las comidas serán más continuadas pero con menor cantidad, a la hora de dormir será mejor que lo acuestes un poco incorporado para que no esté totalmente tumbado.

En algunos casos y según la edad el reflujo será tratado con algún medicamento prescrito por el médico en cuestión.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario