La importancia de pasar de la leche materna a la alimentación sólida

El paso de la leche materna a la alimentación sólida es un momento sumamente importante en la nutrición del bebé, dado que supone el paso a una alimentación complementaria más sólida.

La leche es el único alimento que el bebé recibe desde que nace hasta llegar a los 4 meses en el caso de los bebes que se alimenten con lactancia artificial y hasta los 6 meses en el caso de los bebes alimentados con leche materna.

leche a alimentacion solida

Y es que no hay duda que la lactancia materna se convierte en una de las formas de alimentación fundamentales para el bebé desde el momento en el que nace, gracias a los diferentes beneficios de la leche materna, y que –sobretodo- la leche artificial no aporta.

Es cierto que la mamá puede continuar con la lactancia materna hasta los 5 o 6 años (incluso hay casos en que las mamás han continuado dándoles el pecho a sus hijos hasta llegados los 7 u 8 años), aunque lo más adecuado es que el pequeño empiece a comer sólido una vez haya alcanzado los 6 meses de vida.

Una vez alcanzado este período no solo tomará leche, necesitará complementar sus necesidades nutricionales con alimentación sólida o complementaria. La introducción de estos alimentos en la dieta del bebé deberá realizarse poco a poco.

A la hora de introducir los nuevos alimentos debe hacerse sin ninguna prisa, no debemos incluir más de un alimento nuevo cada vez y en una toma diurna hasta que el bebé vaya tolerando los nuevos sabores. Al principio es normal que rechace el nuevo alimento hasta que su paladar vaya haciéndose a los sabores y texturas nuevas.

Imagen | Le Blagueur à Paris

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Artículos relacionados

Hacer un comentario