Descubre cómo es la caca del bebé que toma leche materna, lo que te ayudará a interpretar correctamente las deposiciones del bebé lactante.

Una de las tantas cosas ha considerar mientras se da el pecho es la caca o las deposiciones del recién nacido para averiguar su estado de salud. Al principio el recién nacido expulsa el meconio, una caca bastante oscura, líquida y pegajosa, ésta caca es fruto del alimento que ha recibido en el interior de su madre gracias al cordón umbilical que los une.

A partir de ahí las deposiciones cambian por completo y comienzan a tener colores verdosos o grisáceos, muy líquidas y grumosas  de olor nada desagradable. Éstas cacas llamadas de transición son un reflejo del cambio de alimentación del recién nacido después de unos días.

deposiciones-del-bebe

Una de las diferencias entre bebés que toman leche materna y leche artificial son las deposiciones, ya que la leche de fórmula provoca cacas más duras y espesas sin llegar a manchar ni siquiera el pañal. Sin embargo las cacas de bebés lactantes son más líquidas y pegajosas.

Interpretar las deposiciones del bebé

A partir de los primeros días debemos observar como las cacas del bebé van cambiando y notamos si el bebé está tomando el alimento adecuado o no, ya que si el bebé está mamando lo suficiente las deposiciones son amarillentas, malolientes y pegajosas.

En cuanto a las veces que el bebé hace caca, no nos debemos preocupar si son más las veces que cambiamos el pañal en un par de horas, ya que es frecuente que hagan caca cada vez que mamen, otros en cambio hacen solo 4 o 5 veces al día.

No se le debe considerar una diarrea cuando el bebé realiza tantas deposiciones al día, ya que eso significa que se está alimentando correctamente, de todas maneras cualquier duda sobre el color, el olor o la consistencia de las deposiciones puedes consultarlas con el pediatra.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario