Si estás dándole el pecho a tu bebé y mantienes la lactancia materna descubre si puedes o no fumar mientras amamantas al pequeño.

Así como durante el embarazo es aconsejable fumar lo menos posible si no es posible dejarlo por completo, pasa exactamente igual con la lactancia, sería un buen momento para dejar de fumar mientras se da el pecho.

El tabaco no solo perjudica a la salud de la madre, el bebé también se ve afectado si la madre no ha dejado de fumar durante la gestación y sigue manteniendo esa adicción incluso hasta dando el pecho.

Muchas madres se preguntan si deben dejar de fumar definitivamente cuando dan el pecho, y la respuesta es un sí, pero la voluntad de muchas de ellas no es tan fuerte y les cuesta mucho esfuerzo evitar el tabaco.

Por el contrario muchas mamás lactantes adquieren un rechazo por el tabaco que es inexplicable, el organismo de la mujer puede rechazar el humo y todo lo que conlleva el tabaco cuando amamantas al bebé.

Tabaco y lactancia

Durante la lactancia sería ideal que las madres fumadoras dejaran el hábito al menos durante esos meses en los que el bebé solo se alimenta de la leche materna, pero muchas de ellas solo pueden reducir el consumo de tabaco y disminuir el número de cigarros que se fuman al día.

Está comprobado científicamente que el consumo de tabaco afecta de manera negativa a la salud del bebé, aunque las cantidades que se pasan a través de la leche materna son mínimas pueden provocar serias complicaciones en los bebés.

Los hijos de madres fumadoras reciben una parte de la nicotina a través de la leche materna y esto puede provocar efectos secundarios en la salud del bebé, por ejemplo trastornos de sueños, la nicotina impide conciliar el sueño por el efecto estimulante que conlleva.

El tabaco también puede ocasionar Síndrome de muerte súbita en el lactante, pues el humo que respira el bebé puede ser realmente perjudicial provocando otitis, asma o infecciones respiratorias

Durante la lactancia sería aconsejable que la madre adoptara una serie de recomendaciones para evitar en la medida de lo posible perjudicar al bebé:

  • Fumar alejada del bebé, en otras estancias o mejor al aire libre.
  • Intentar no fumar al menos dos horas antes de dar el pecho.
  • Seguir dando el pecho pues la leche mantiene al bebé protegido contra enfermedades respiratorias.
  • En la medida de lo posible, dejar de fumar.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario