A la hora de dar el pecho muchas mamás experimentan ciertas complicaciones que pueden generar frustración y nerviosismo en la madre y como no, en el recién nacido. Aún así es muy común entre las madres primerizas que han decidido dar el pecho ya que es la primera vez que ofrecen sus pechos para alimentar a sus bebé y todo son novedades, desde la frecuencia de las tomas, la forma de mamar de su bebé y las posiciones que debe adoptar para mantener una buena lactancia.

Cuando comienzan a dar el pecho muchas madres notan como la subida o bajada de la leche según se denomine en los diferentes países es muy rápida y en grandes cantidades. Es muy normal que nada más comenzar la toma la leche salga a chorros provocando que no pueda dar el pecho adecuadamente a su pequeño.

reflejo-eyeccion

¿Por qué ocurre ese reflejo de eyección tan rápido y en gran cantidad?

El denominado reflejo de eyección exagerado es producto de una mala posición para agarrar el pecho, el bebé no agarra adecuadamente la mama para succionar y es cuando la leche sale disparada, provocando que el pequeño más que mamar espere a que la leche le caiga en la boca.

La oxitocina es la responsable de que la leche salga de esa manera, rápida, en gran cantidad y muy fuerte, pero principalmente el problema radica como bien hemos mencionado en la mala posición del pequeño.

Una de las soluciones que aconsejan los médicos para evitar en la medida de lo posible ese reflejo de eyección es sacarse un poco de leche de manera manual antes de prestar el pecho al pequeño cuando le toque la toma.

De todas maneras lo adecuado y el resultado más eficaz es colocar al bebé en posición correcta para mamar, sería ideal que otra persona especializada en lactancia ayudara a la madre para corregir la postura y mitigar con el paso de los días ese reflejo de eyección.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario