Descubre qué es el frenillo sublingual corto (o anquiloglosia) y cuáles son sus consecuencias tanto para el bebé como para la madre durante la lactancia materna.

Unas de las complicaciones de la lactancia tiene que ver con el frenillo del bebé, muchos recién nacidos nacen con el frenillo sublingual más corto de lo habitual por lo que en ocasiones provoca un problema sobre todo al principio de la lactancia.

El frenillo sublingual es la membrana que tiene la lengua justo debajo y la une con el resto de la boca. En el caso de los niños que sufren anquiloglosia el movimiento se hace más corto y en ocasiones se lo impide por lo que en algunos casos es necesario cortar para permitir el movimiento de la lengua.

frenillo-corto

A la hora de dar el pecho la madre puede sentirse frustrada e incluso puede llegar a ser más doloroso ya que si su pequeño tiene el frenillo corto le dificultará colocar la lengua de manera correcta al pezón para empezar a succionar. En otras ocasiones la dificultad para succionar provocará una lactancia indolora pero ineficaz por lo que el bebé se sentirá al igual que la madre frustrado y nervioso.

Sería esencial que si un bebé sufre de anquiloglosia dicho problema sea resuelto lo más rápido posible, desde el primer momento para que la lactancia no sea ineficaz, ya que muchos bebés no aumentarán de peso debido a la falta de leche, incluso a largo plazo puede tener otros efectos mayores.

¿Cómo solucionar la anquiloglosia?

La solución para éste tipo de complicación depende de lo que cada familia quiera y esté dispuesta hacer. En muchos casos realizar una frenotomía será la solución más rápida para que inmediatamente el bebé puede pegarse al pecho de su madre y beneficiar sobretodo la alimentación con la leche materna.

En otros casos existen soluciones menos tajantes, como intentar optimizar la posición del niño al pecho, las posturas y la dedicación que se le dedique serán indispensables para solucionar el frenillo corto.

Una de las posiciones que benefician la lactancia materna es la postura “a caballito”, es una de las soluciones más recomendadas para niños con anquiloglosia, así como el afianzamiento espontáneo también es efectivo el cual el niño agarra el pecho de la madre de manera espontánea y sin previa colocación.

Las pezoneras de látex también pueden ser una buena solución para las madres que le ayudan a reducir el dolor y no interfiere en la producción de leche ayudando a reducir el dolor.

En cuanto a los bebés con reducción de peso o poco ganancia del mismo será necesaria una suplementación de la alimentación.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario