La salud de los pechos en la lactancia materna

Durante la lactancia materna el cuidado de los pechos puede ayudar a que no aparezcan problemas ni síntomas comunes, dado que si no se lavan bien la suciedad puede afectar a la mamá y al bebé.

cuidado-pechos-lactanciaLos pechos constituyen una parte importante de la anatomía de una mujer que como bien sabemos harán de conducto alimentario hacia el bebé, el cual recibirá la leche que estos mismos pechos producen.

La producción de la leche es constante y solo se detendrá si el amamantamiento no se produce, por lo que si eres de las que das el pecho a tu bebé desde el principio no debes preocuparte cada cuanto tiempo tendrás leche o no, simplemente da el pecho a tu bebé cada vez que lo necesite o esté dispuesto.

Cuidado y limpieza de los pechos

Dada las circunstancias durante todo el proceso de la lactancia el pecho debe estar completamente sano y limpio a la hora de dar el pecho al bebé.

No tienes que preocuparte en demasía por su limpieza ya que son como mecanismos autolimpiables que producen su propia grasa para mantener los pezones que son los orificios de salida de la leche limpios e hidratados.

En ningún caso tienes que limpiar tus pechos después de cada toma, pues no existe suciedad que pueda afectarle ya que lo único que ha estado haciendo es produciendo leche y saciando a tu hijo a través del pezón.

Si optas por lavarlos con geles o jabones puede que consigas resecar los pezones y aparezcan grietas a su alrededor que impidan dar el pecho al niño con normalidad.

Ten en cuenta que los pezones producen su propia grasa natural que mantienen limpia y sana la areola, por lo que no tendrás que asearlos con tanta frecuencia y lavarlos solo con agua.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario