biberonDesde su nacimiento los niños están alimentados gracias a la leche materna de la madre que puede ser inducida a través de los pechos y en otras ocasiones por el biberón.

A medida que el bebé crece hacia los 6 meses la madre puede ir retirando las tomas con el pecho para dejar paso al biberón como una única manera y fuente de alimento.

El bebé crecerá y se desarrollará con la leche de producción y con la llegada de alimentos sólidos como la fruta y las papillas.

Al llegar al año de vida, es conveniente que se le enseñe como dejar de tomar la leche con biberón y que entienda que es hora de coger los utensilios necesarios para comer correctamente.

Unos estudios recientes constatan que si el bebé de un año sigue alimentándose con biberón puede desarrollar malos hábitos alimenticios y aumentar las probabilidades de caries y obesidad.

Dejar el biberón

Son los padres los únicos responsables de que el niño de un año se desacostumbre a comer a través del biberón, pues en muchas ocasiones se utiliza como sustitutivo de las comidas y se les llena de leche y con mezclas para que se alimenten mejor, sin embargo esa no es la mejor opción.

La cantidad que se consume por medio del biberón es mucho mayor que con un vaso o un plato, aunque los padres crean que están alimentando bien a su hijo lo único que conseguirán es crear malos hábitos.

Otro de los problemas que puede generar el uso prolongado del biberón es la producción de caries, pues el niño puede quedarse dormido con la tetina en la boca y el azúcar de la leche es responsable junto con la placa bacteriana de la producción de caries.

Por ello se debe inducir al bebé sobre los 7 meses de edad a abandonar el biberón y proponerle otras opciones, un vaso, una taza que al principio serán instrumentos de juego pero que a medida que crezca comprenderá las funciones reales de dichos objetos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Artículos relacionados

Hacer un comentario