La importancia de pasar de la lactancia a los alimentos sólidos

¿Cuándo introducir los sólidos en la comidas del bebé? El paso de la lactancia materna a los alimentos sólidos es fundamental para el desarrollo y crecimiento del bebé. Descubre cuál es el momento ideal.

solidos-alimentacionDurante los primeros meses de vida el bebé estará alimentado exclusivamente por la leche de su madre o en su defecto por leches de fórmula que le han proporcionado los nutrientes necesarios para su desarrollo y su salud.

Existe una pregunta muy habitual cuando el bebé está entre los 4 y 6 meses de edad y es una de las más difíciles de contestar, pues ¿cuándo se introducen alimentos sólidos en las comidas del bebé?.

A esta pregunta primeramente las madres deberán consultar al pediatra para que le de una serie de pautas de como empezar a introducir sólidos en las comidas de sus bebés.

Las madres tendrán que tener en cuenta que las primeras veces la mayoría de la comida quedará esparcida por la ropa, la cara o en cualquier otro sitio ya que ellos empezarán a experimentar por primera vez la textura y el sabor de esos primeros alimentos, así que no esperes que coma en exceso más bien espera verlo sorprendido y acostumbrándose a esa nueva alimentación.

Deberás tener paciencia ya que los comienzos serán duros y no conseguirás que coma lo suficiente pero puedes alternar los sólidos con la leche materna o de fórmula para llenar su barriguita.

No te preocupes si las primeras veces tu bebé tose o se atraganta ya que al no tener dientes aplastará la comida que le llegue con el  paladar y seguidamente se la tragará por lo que es normal que surjan estos tropiezos hasta que se vaya acostumbrando a controlar la lengua.

¿Cuándo introducir los sólidos en la comidas del bebé?

Te mencionaremos a continuación una serie de pautas que tendrás que tener en cuenta para saber si es la hora de que tu hijo empiece a comer sólidos dentro de su dieta.

  • Su peso es el doble que el del nacimiento.
  • La edad estimada es entre los 4 y 6 meses de edad.
  • Se mantiene sentado con ayuda y en muchas ocasiones solo.
  • Gira su cabeza sin problemas y de lado a lado.
  • Tiene interés por la comida y pide con muecas.
  • Sigue teniendo hambre cuando le has dado de mamar.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Reddit

Hacer un comentario